jueves, 20 de agosto de 2015

Costura de cuero sin hilo.

Antes que nada quiero dejar bien en claro que 
este sistema de costura sin hilo NO es invención mía, 
solamente lo desarrollé a partir de algunos vídeos
 encontrados en la web.








 Plantillas de cartulina, 
que nos facilitarán la tarea.






Las diferentes dimensiones de las "faltriqueras" 
u otros trabajos que realicemos con éste 
sistema de costura, las darán siempre 
la repetición de un mismo módulo
o "paso"de perforaciones.



En éste caso y luego de varias pruebas,
 elegimos un troquel de 12 m/m de 

diámetro, dejando un espacio de 
11 m/m entre perforación y perforación.



Exactamente al centro de la "pieza" le 
practicamos una doble perforación de troquel 
más 1 m/m,o sea 25 m/m en total y a 
5 m/m del borde, (ver imagen siguiente).


Vista de dos plantillas de diferentes 
dimensiones,mostrando el doble 
troquelado en su centro,pero con
 el mismo paso de perforaciones.



Ahora vemos la plantilla colocada sobre el 
cuero,yo utilicé baqueta de 3 m/m de espesor.
Recomiendo utilizar un material consistente.



Procedemos a marcar el cuero, en éste caso 
y con el fin deque se percibiera en la imagen, 
lo hicimos con bolígrafo rojo. Pero aconsejo
 hacerlo con lápiz de grafito, porque las marcas 
de bolígrafo son casi imposibles de eliminar.


Vemos el contorno y las perforaciones 
prolijamente marcadas, un  cuidadoso 
trazado de las plantillas redundará en 
la correcta terminación del trabajo.



Procedemos al corte en todo el perímetro.



Vista de la pieza ya recortada.



Ahora procedemos al troquelado.



El troquelado ya realizado.



A la mitad superior de la faltriquera 
le practicamos los cortes que se aprecian 
más claramente en la imagen que sigue.



Vista ampliada de los cortes
 necesarios para poder "coser" la pieza.




Una vez practicadas las perforaciones 
y cortes, procedemos al entrelazado.



Vista de cerca del procedimiento, 
olvidé decir que el cuero debe 
humedecerse antes de entrelazarlo.



Vista de la faltriquera ya cosida.



Acercamiento de la costura.











Ahora completamente plegada, 
casi con la forma final.
 










Procedemos a la colocación del cierre,
en éste caso un pasador metálico.







Vemos el pasador metálico 
ya asegurado con remaches.



Vista del pasador ya colocado 
y con la tapa plegada.



Procedemos ahora con la lengüeta del cierre,
que no es más que una tira sobrante  de la
  misma baqueta utilizada y que cementamos
y luego remachamos al cuerpo principal.



Proyecto terminado, las medidas en éste caso 
 son de 15 centímetros por 15 centímetros.



Solamente nos faltaría darle protección 
al cuero, yo recomiendo utilizar grasa  vacuna 
"cruda" como única y natural terminación.



Vista posterior mostrando una 
media argolla para enganche.



viernes, 14 de agosto de 2015

"Tres dedos" y "Kiridashi" de un mismo material de reciclaje.






 

Del faltante de este viejo disco de arado, 
han salido varias  hojas de navaja 
 y también algún cuchillo, tal es el caso
 de los dos que hoy subo a éste blog.

TODAVÍA SE ENCUENTRA VISIBLE LA MARCA 
"INGERSOLL" INDUSTRIA ARGENTINA



330 m/m DE DIÁMETRO Y GENEROSOS 4 m/m DE ESPESOR.




TRES DEDOS, ÍNDICE, MAYOR Y ANULAR, CALZAN 
EN LOS TRES REBAJES PRACTICADOS AL CABO.
 






KIRIDASHI, HOJA CON TERMINACIÓN AL FOSFATO POR INMERSIÓN.


UTILICÉ EL BORDE AFILADO DEL PROPIO DISCO.

lunes, 3 de agosto de 2015

Cuero y acero, compañeros eternos del hombre.


 



Inicio este blog con la intención de rescatar 
dos oficios casi olvidados y largamente
menospreciados por los admiradores del use y tire,
y por los muchos detractores del trabajo manual,
 me refiero tanto a la talabartería cómo a la forja 
y a todo trabajo artesano en metal y cuero.
La alta tecnología y los productos de "pacotilla"
muchos de ellos llegados de oriente,
han revalorizado para algunos de nosotros
los objetos realmente artesanales.
Allí voy ...

Leznas, ruletas , sacabocados, algunos con seisio más décadas a sus espaldas.



Ruletas marca puntadas.

Sacabocados para cinturones  y compás marca puntadas, llegados desde quién sabe dónde ... ahora se encuentran sobre mi mesa de trabajo.
Acero y cuero